Laura y Andrés

By Marta Quintero - 23:33

Bienvenidos a nuestro comienzo, decía el cartel de entrada a la ceremonia y no podíamos haber escogido mejor frase...

Amanecía en el Palacio de Conde Toreno y todo hacía indicar que iba a ser un gran día, era nuestra primera boda COVID un 18 de julio 2020, y nosotros sentíamos nervios de principiantes, porque de verdad era como comenzar de nuevo tras los largos meses del confinamiento.



Laura y Andrés tenían previsto casarse el 20 de junio de 2020, en esa fecha no pudo ser por las restricciones covid pero tenían claro que el amor que sentían era lo más importante y así nos lo demostraron a todos apostando fuerte por celebrar su boda en una nueva fecha un mes después de la prevista cuando las condiciones mejoraron en Asturias.



Andrés se vistió en la suite con terraza, que tiene unas vistas inmejorables a la naturaleza. Acompañado por su padre Andrés se ponía su traje azul de Suitsupply y prendido de Pando Floristas.





Laura iba vestida de Nicolás Costura y llevaba tocado de Los Ojos Chiribitas, sus zapatos eran de Jorge Larrañaga y pendientes de Pdpaola.
Del maquillaje y peluquería se encargó La mona riza, quienes estuvieron en la suite nupcial cumpliendo todas las medidas sanitarias, y también prepararon a la madre de Laura.









Según palabras de la novia:

"Fui a Nicolás porque tenía una idea bastante clara de cómo quería el vestido y no encontraba en ninguna tienda algo que me gustara al 100%. Además ya conocíamos a Nicolás porque era familia de mi abuela y cuando se casó mi hermana,  mi madre y yo hicimos nuestros vestidos allí.
Lucía de LOS OJOS CHIRIBITAS es una chica majísima y una excelente profesional.
Ya hace años que soy clienta de La Mona Riza y son geniales, el recogido que me hicieron me pareció espectacular y el maquillaje muy natural, nos entendimos muy bien.
El ramo al igual que el resto de las flores de la boda era de Pando Floristas y no podía ser más bonito."




Laura ya estaba lista para salir del brazo de su padre a la ceremonia, que era civil, y se realizó en la Pérgola que hay delante del Palacio.


Horas antes nosotros desplegábamos el protocolo COVID de bienvenida, sentábamos a los invitados en la ceremonia al aire libre, y preparamos nuestro primer aperitivo sentados en mesa...

Teníamos restricciones que cumplir ( no tantas como en el momento de escribir este post) pero nada impidió que fuese un día inolvidable para los novios, que disfrutaron de una boda maravillosa.








No os imagináis lo que pasó en esta boda, si había pocas cosas ya de por sí por ser nuestra primera con el COVID, y pocos nervios... os voy a contar que el señor Alcalde que tenía que venir al Palacio a casar a la pareja no aparecía...

La novia lo recuerda como la mayor anécdota de la boda... yo lo recuerdo como un momento de estrés increíble donde mi pasado como Oficiante me sirvió para poder sacar adelante la ceremonia, sisi, como lo lees, tuve que oficiar la ceremonia, qué suerte que la sobrina de los novios tenía un discurso super bonito y todo salió perfecto.

El Alcalde llegó horas más tarde para firmar el acta matrimonial...

"Sin duda la mejor anécdota de la boda: EL ALCALDE NO APARECE!! Menos mal que estaba allí Marta para salvar la situación. El discurso sobre los novios de mi sobrina Carolina (basado en frases de sus películas Disney preferidas) no se me olvidará nunca, aún me emociono recordándolo porque le tengo un especial cariño"













Tras la ceremonia, llegaron los famosos saludos con el codo, que han sustituido a los besos y abrazos, después se desplazaron andando por la finca hasta el lugar donde sería el aperitivo, ya que al ser sentado a mesa no podíamos ofrecerlo en la zona de la fuente delante del Palacio.





El aperitivo se servió sentado a mesa, tanto el cortador de jamón como la mesa de quesos de Aitor Vega cumplían la normativa de servir individualmente, y los invitados disfrutaron de todas y cada una de las delicias que Diego Regueiro había preparado para ello.

También por su puesto del Rincón de sidra que en una boda asturiana no puede faltar!











Las invitadas más molonas nos regalaron este momento en el aperitivo porque aunque llevemos mascarilla la sonrisa y la diversión están aseguradas mientras haya ilusión :



La comida se celebró en el interior del salón de piedra y vigas de madera, la terraza se dejó montada con las mismas mesas del aperitivo pues las pistas de baile estaban prohibidas en ese momento.




Dejaron en mesa un detalle solidario De la Cruz Roja, y repartieron unas plantitas:


No hubo baile pero si una sobremesa en la terraza y unas fotos con la puesta de sol increíbles de Victor Lafuente 










La lectura que sacamos de esta boda son las palabras de Laura:


"La verdad que lo piensas ahora y fue arriesgado pero sin duda fue un acierto seguir adelante, me imagino lo complicada que os estará resultando esta situación que ya se está alargando mucho más de lo que imaginábamos. Para los novios que aplazaron su boda también una faena... 
Espero que este verano pueda haber cierta normalidad"


Y nosotros también Laura, muchísimas gracias a los dos por dejarnos enseñar vuestras fotos, yo me quedo con lo vivido y con estas dos imágenes que me parecen un gran recuerdo:




Marta


Organización y WP :  Vintage Bodas
Fotografía: Victor Lafuente
Vestido de novia: Nicolás Costura
Tocado: Los Ojos Chiribitas
Estilismo: La Mona Riza
Lugar: Palacio Conde Toreno
Catering: Regueiro


  • Compartir:

Descubre más...

1 comentarios

  1. Que boda más bonita! Cuando algo se organiza por un wedding planner profesional se nota y mucho!

    ResponderEliminar