domingo, 28 de septiembre de 2014

El Embrujo del Sur

No todos los días una tiene la oportunidad de cruzar la península para ir a Granada, así que las horas de coche y los preparativos, no sólo de la organización de boda, sino de nuestra aventura por las tierras del sur, era sólo el principio de algo que iba a merecer mucho la pena!...

Hace un año ya que llegábamos  a Granada y cual perfecta anfitriona nos ofrecía sus mejores vistas...



A Bea nos une una relación especial, así que no dudamos ni un momento en desplazarnos con ella a tan mágica ciudad, el proyecto era muy tentador... una madrileña y un granadino que se unen en una fiesta muy familiar en el Parador de San Francisco, con un entorno privilegiado y vistas a los Jardines del Generalife, no podíamos pedir más así que allí cogimos nuestra maleta y con ilusión nos fuimos al embrujo del sur.

Meses antes nos ocupabamos de que todo estuviera perfecto, la organización, el protocolo, la música y por supuesto la decoración. 

Contraían matrimonio religioso en la Parroquia de San Idelfonso, Bea llegaba del brazo de su padre, luciendo un precioso vestido de encaje y tul plisado del diseñador Jesús Peiro


La parroquia tiene un éxplendido retablo así que pocos adornos más necesitaba, 
la música de la Iglesia también fue especial, pues yo misma me encargué de preparar 
al piano las canciones que sonarían en tan emocionante escenario.


Misal diseñado por Vintage Bodas en mano los invitados podían seguir en cada momento las lecturas y saber qué música estaba interpretando al piano



Una vez terminada la celebración religiosa, nos dirigíamos al Parador de San Francisco, dentro de la Alhambra, un sitio de lo más privilegiado y dónde tuvieron lugar las imágenes más emotivas que capturó el fotógrafo durante el cocktail y de la comida.


Fuera nervios Bea y su papi disfrutaban de cada uno de los momentos de este día tan feliz




 Los móviles como en todas las últimas bodas son los protagonistas del cocktail donde las amigas de Bea intercambiaron fotos y las subieron a redes sociales... por cierto guapísimo el tocado...



En el Parador les esperaba una mesa de firmas, de lo más vintage, la maleta con el seating plan, las bolas de rosas aterciopeladas, y el libro de firmas de las Hermanas Bolena, junto con la cámara  Fuji Instax y lámina de Mr. Wonderful ofrecían en el Patio Andaluz un ambiente de lo más cálido.









 Llegaba el turno de brindar por la nueva vida juntos!



Una vez terminado el cocktail se celebraba la comida en el Patio, los centros con rosas y paniculata, como el ramo de la novia, sobre distintas bases de espejo llenaban las mesas de frescor y elegancia.



Tras la comida, Ángel y Bea no quería el tradicional baile, buscaban algo con temas de grandes interpretes,  les gustaba una banda de jazz, así que buscamos una grupo que reuniera las condiciones buscadas, y lo encontramos, allí estaba la gran voz de María,  
contratamos a su grupo y por supuesto lo recomendamos desde este blog Jazzing 



y así despedíamos una boda, romántica y llena de emociones para los que con cariño nos desplazamos al sur, por una familia muy especial a la cual queremos un montón!





Marta


Agradecemos al Parador de San Francisco por tratarnos tan bien en los preparativos, y por supuesto al autor de las fotografías: Juan Pablo Romero Fotógrafo, y al grupo Jazzing por preparar con tanto gusto las canciones que les pedimos.












1 comentario:

  1. Precioso reportaje. La verdad es que en España hay lugares preciosos donde poder celebrar nuestro enlace, y más concretamente en Granada, con el encanto andalusí, la verdad es que es una pasada. Enhorabuena por tu articulo!! Besos!!

    ResponderEliminar